sábado, 27 de noviembre de 2010

Escrito de José Luis Sampedro en Reconocimiento a las Enfermeras

Hace unos días en el trabajo leí este escrito y sinceramente, me encantó. Me causó gran alegría ver que en realidad si conseguimos suscitar estos sentimientos en nuestros pacientes y sus familias. Este es el fin de nuestra profesión, al menos a mi parecer, el estar ahí para cuidarlos y apoyarlos.
Os los paso a reproducir:


Hablo – contaba Sampedro- con la experiencia de una muy grave estancia en la cama de un hospital y una permanencia de tres meses, las veinticuatro horas de cada día, como acompañante de una enferma hasta que falleció. Esta última dolorosa experiencia supuso mi constante convivencia con todas las enfermeras, llegando a conocerlas y a verlas en acción como sin duda no las veis los médicos, pues para mi, no eran meras técnicas ni colaboradoras, sino compañía, esperanza, alivio, seguridad y confianza”.

“Cuando se está aislado en una habitación horas y horas, viendo cambiar la luz en la ventana, el abrirse la puerta ofrecía sorpresas muy distintas. Si era el médico, siempre le acompañaba la incertidumbre inicial: ¿traía buenas o malas noticias? ¿Cómo evolucionaba el caso?. Si era la enfermera su aportación era siempre positiva: la hora de la medicina, o de la tensión, o la temperatura, el alimento o la bebida, el comentario animador.... El mero hecho de verla moverse por la habitación era una garantía de seguridad, de amparo. Un suspiro de alivio se nos escapaba a mi enferma y a mi al abrirse aquella puerta”.

“Y es que la enfermera aportaba un gran ramo de valores humanos, de los que ahora tanto se mencionan y tan poco se aplican: ternura, comprensión, compañía para la soledad, sosiego para la inquietud, tranquilidad. Con el tiempo, alguna enfermera pasó a otros servicios.... Pero de pronto abrió nuestra puerta, sin obligación alguna, sólo para preguntar y para demostrarnos el interés directo que habían llegado a tomarse. Y más de una vez, en los pasillos, me manifestaron con emoción ese interés refiriéndose a la persona que yo acompañaba”.

“Para terminar, mi admiración no se limita a esos valores humanos sino además a los profesionales y a la técnica. (...). Mis enfermeras, pues las quiero llamar así, hicieron siempre frente a ese reto con la mayor seguridad y eficacia”.

“En fin, abandoné el hospital tronchado por la inevitable desgracia, pero admirado y lleno de cariño hacia un grupo profesional tan digno y tan lleno de generosa humanidad, que no sólo cumplía con su deber, sino que lo hacía con sentimientos cordiales. Por eso ahora aprovecho la ocasión para sumarme al homenaje y para proclamar la trascendencia de la función desempeñada por las enfermeras y la eficacia con que la realizan”.
 


José Luis Sampedro (Barcelona, 1917) es economista y escritor. Catedrático de Estructura Económica en la UCM (1955-1969). Ha sido subdirector (1962-1969) y asesor (1979-1981) del Banco Exterior de España, y senador por designación real (1977-1979). Entre sus obras destacan, Principios prácticos de localización industrial (1957), Realidad económica y análisis estructural (1959),Conciencia del subdesarrollo (1973), Las fuerzas económicas de nuestro tiempo (1967) e Inflación: una versión completa (1976).
En el plano literario, es autor de Congreso en Estocolmo, 1952; El río que nos lleva, 1962; El caballo desnudo,1970; Octubre, octubre, 1982; La sonrisa etrusca, 1985; La vieja sirena, 1990;Real sitio, 1993; La estatua de Adolfo Espejo, 1994; Fronteras, 1995; La caja de las postales, 1997; Monte Sinaí, 1998; El amante lesbiano, 2000 y La senda del Drago, 2006. Es miembro de la Real Academia desde 1990 y está considerado uno de los valores más sólidos de su generación

Fuente: E.U de Enfermería de Alicante

Enlace archivo original: eue.ua.es/documentos/noticias/cartajlsampedro.pdf

3 comentarios:

Anónimo dijo...

APOYAMOS A CARLOS TARDIO CORDÓN


Visita Facebook


http://www.facebook.com/group.php?gid=101262393259371


Difundelo y paremos los pies el Presidente del consejo!!!!!

Guichel dijo...

Preciosa carta de reconocimiento a nuestra labor. Es un sentimiento común en la mayoría de pacientes y familiares a los que atendemos día a día. Nosotras lo sabemos, aunque ellos no lo expresen públicamente.

lara dijo...

Non puiden evitar emocionarme!! Isto fai q me sinta aínda máis orgullosa da miña profesión!!